• Robert Anthony García

RESEÑA: Full Gear nos presentó un adelanto del futuro de All Elite Wrestling

El más reciente evento de All Elite Wrestling Full Gear fue, en mi opinión, el mejor evento que la joven compañía ha producido desde sus inicios hace poco más de un año atrás. A lo largo de este año, hemos visto un sin número de caras nuevas, como también caras conocidas, elevando a AEW y mostrándole al mundo que existe buena lucha libre fuera del entretenimiento deportivo. El talento luchístico de AEW no tiene nada que envidiarle a otras compañías de lucha libre en el mundo, solo es cuestión de ejecutar y producir el mejor producto posible y eso quedó más que demostrado anoche en Full Gear.


Cuando tienes a luchadores veteranos de la talla como Chris Jericho y Cody (ya podemos llamarlo Rhodes), quitándose el foco de atención de encima para pasárselo al futuro de la empresa en Darby Allin y MJF, demuestra lo enfocado y comprometidos que están en hacer un impacto a corto y largo plazo en la industria de la lucha libre. En cualquier otra empresa, Rhodes y Jericho hubieran resultado vencedores, pero no en AEW. ¿Por que? Porque AEW reconoce el talento que tiene a su disposición y les brinda oportunidades que quizá en otras empresas no les daría.

Full Gear en papel era la mejor cartelera que All Elite Wrestling ha presentado hasta el momento, y no defraudó. Vimos a Kenny Omega ganarse una oportunidad de campeonato en un futuro y continuar demostrando que es uno de los mejores luchadores activos en el mundo. Vimos a Darby Allin convertirse en la nueva cara de la cadena TNT al coronarse campeón por primera vez. The Young Bucks destronaron a los campeones en pareja FTR en una lucha de ensueño que se llevaba anticipando hace años. MJF continúa creciendo como la espuma y su victoria ante Chris Jericho sin duda es la victoria más importante de su carrera hasta la fecha. Y vimos a un Eddie Kingston que, aunque perdió su lucha titular contra Jon Moxley, demostró que a sus 18 años como profesional en la industria aún puede irse al toma y dame contra los mejores, y estoy seguro que no será lo último que veremos del luchador de descendencia puertorriqueña e irlandés.

En fin, Full Gear fue un vistazo al futuro prometedor que tiene la empresa con la diversidad y talento que tienen sus luchadores. Si AEW continúa produciendo eventos de altura como lo fue Full Gear, sin tratar de competir o imitar a otras empresas, el cielo es el límite para All Elite Wrestling. Al final del día ganamos nosotros, los fanáticos, quienes tenemos opciones y variedad para el disfrute de la lucha libre.


Mis amigos, estamos viviendo en el mejor momento para ser un fanático de la lucha libre.


Recent Posts