• Danny Nieves Gerena

KEEP IT SIMPLE con Danny Nieves - ¿Quién es el Campeón?


En estas últimas semanas he estado un poco desconectado con lo que está pasando en WWE y sinceramente perdido con esa parte del mundo. Por tal razón, cuando una de mis hijas me dijo que Jinder Mahal había derrotado a Randy Orton, mi reacción fue “¡Vaya! ¡Que cool!”, hasta que ella me explicó un pequeño detalle: la lucha era el evento estelar de Backlash y por el Campeonato Mundial de WWE.


La reacción de un solo “¡Vaya! ¡Que cool!” evolucionó en un segundo a un “¿QUE QUÉ?” Quedé muy impresionado debido a la importancia que WWE siempre ha dado a sus campeonatos mayores y sinceramente no me lo esperaba. Los campeones en WWE usualmente son los guías de la empresa como debe ser, y para que surga un cambio inesperado de esa magnitud lo hace gran noticia, y lo que me llevó a reflexionar. Me pregunté cuándo fue la última vez que me sentí de esa manera al escuchar un cambio de campeonato. La verdad es que hacía mucho tiempo que no había sentido algo así y por supuesto me pregunté el por qué.



Simple y sencillo. Algunas organizaciones de lucha libre han olvidado darle la importacia y valor a sus títulos. Lo que en algún momento era el premio mayor, una gran diferencia para el luchador en hacer mucho dinero o nada, con el tiempo se ha convertido en algo simplemente irrelevante para muchas empresas, solo una lucha más en las carteleras y no debe ser así.


Recuerdo con gran nostalgia el torneo para coronar el nuevo Campeón Universal de WWC para eso del año '86. Recuerdo las casas llenas en el Pachín Vicens, el Isidoro García y el Hiram Bithorn. Toda una isla movilizada para ser testigo de como se coronaba a nuevo Campeón Universal en la Capitol. Estrellas de la talla de Rick Martel, Barry Wyndham, Abdullah 'The Butcher', Giant Baba y Terry Funk por solo nombrar algunos. Todos en busca del oro máximo de la empresa por su significado y valor. Pero sobre todo, y lo más importante, era que el fanático estaba completamente entregado con el torneo y con los resultados durante esas noches.


Algo parecido que tenía valor e importancia era recordar un campeonato que vivió un cambio en específico: el Campeonato de la Televisión de WWC. Nunca olvidaré cuando 'Rambo' Ron Starr derrotó al Invader para coronarse como el primer campeón de la televisión. Ese título era el equivalante para muchos de nosotros los fanáticos como el segundo más importante del Consejo. Una correa hermosa en oro que 'Rambo' Ron Starr lucía en el Chicky Starr Sport Shop, donde anunciaban al mundo lo fácil que había sido quitarsela a Invader. Fueron feudos que el fanático recuerda y que muchos de nosotros añoramos que vuelvan. El centro de ese fuedo era el campeonato de la televisión. Ese título significaba algo, tenía un valor de gran importancia.


Video: ClassicsWWC


Otro buen ejemplo que tampoco puedo dejar de mencionar es el Campeonato Mundial de IWA. Shane 'The Glamour Boy' se coronaría como el primer campeón y esa fue una de las grandes semillas que empezarian a escribir uno de los mejores capítulos en la historia de la lucha libre puertorriqueña. Cómo olvidar esas palabras inolvidables de Shane: “¿Dónde esta mi título? ¡Aquí!”


La magia de un campeonato, cuando significa algo y tiene valor, mueve montañas.

Recent Posts