top of page

¡Ojo! Llega el "Efecto Corbin" a WWE

Estaba yo perdiendo el tiempo en las redes sociales el pasado fin de semana cuando me topé con un vídeo que no habría esperado ver. Baron Corbin era aclamado como la Superestrella más grande que jamás haya pisado Francia durante el evento en vivo de WWE en París. Sí, no estamos hablando de Seth Rollins, no estamos hablando de Cody Rhodes o Brock Lesnar; Edge o Bobby Lashley, ni siquiera estamos hablando del "Jefe Tribal" al que me me levanto y reconozco, Roman Reigns. No. Estamos hablando de un Baron Corbin que no había ganado ningún combate hasta la fecha en 2023, un Baron Corbin que no aparece en televisión, salvo algún segmento aislado entre bastidores. En resumen, una Superestrella venida a menos para la que la compañía parecía no tener planes ni interés por generarlos, pero ahora la cosa puede que haya cambiado tras lo vivido en la capital francesa.



El "Efecto Corbin"


Y parece mentira que estemos diciendo esto de alguien que, hasta hace un par de años, solo había hecho que ganar y protagonizar grandes momentos en WWE. Baron Corbin siempre ha sido un atleta de élite, desde sus tiempos en la Universidad (donde jugó en la División II de la NCAA del estado de Misuri) hasta WWE, pasando por el boxeo (donde fue dos veces Campeón del Golden Glove amateur). Pero además, los logros que ha conseguido en la mejor compañía de entretenimiento deportivo del mundo no son menores. En sus más de diez años entre NXT y el elenco principal, Corbin ha sido: Ganador de la Batalla Real de André el Gigante, 1 vez Campeón de los Estados Unidos, ganador de Money in the Bank (2017) y 1 vez King of the Ring (2019). Si a eso le sumamos que fue la Superestrella que retiró a Kurt Angle en WrestleMania 35, a más de uno y a más de dos les habría gustado estar en su pellejo por unos instantes.


Pero Baron Corbin cayó en desgracia, o en las manos de algún creativo sin creatividad; y fue entonces cuando vimos sus personajes de "Constable" Corbin o del Corbin rico y Corbin arruinado. A cada cual peor hasta desaparecer del mapa competitivo y de la "parte seria" del elenco. Eso sí, ha sido pisar Francia y su vida ha cambiado hasta el punto de haber comentado en las redes sociales que está pensando mudarse a París después de la grandiosa acogida, cual leyenda luchística se tratara.


Y es que en el momento que menos te lo espera te puede cambiar la vida. El hecho que Baron Corbin haya sido TT en las redes a lo largo del fin de semana ha hecho a muchos volver a abrir los ojos para darse cuenta que es un talento más que aprovechable, para que muchos vean que Baron Corbin es un valor necesario gracias a su capacidad de adaptación a los diferentes roles que a lo largo de su carrera en WWE se le ha exigido. Siempre ha estado ahí, sin hacer ruido (sólo cuando su personaje así lo requería) y colaborando con sus compañeros para darles la mejor lucha posible como en sus rivalidades con Roman Reigns, Drew McIntyre o Kevin Owens.


Lo que vamos a conocer en este artículo como el "Efecto Corbin" no es más que un pensamiento que sobrevoló mi cabeza cuando vi la noticia: ¿Quién está al mando? ¿Es la fanaticada la que pone y quita a los talentos de los más alto? ¿Es la organización con Triple H a la cabeza la que decide? Pues un poco de todo para ser sinceros. Eso sí, Triple H y compañía pueden decidir dar un impulso a la carrera profesional de un luchador, pero al final del día es la reacción que genera en los aficionados la que manda. La acogida por parte de la fanatizada es básica y fundamental. Hay que ver si conecta con lo que el público quiere, hay que ver si existe esa química o no, pero lo cierto es que cuando esa química es tan espontánea como la de Corbin, no queda más que capitalizar, y sacar todo el partido posible de la situación. Estas cosas no generadas ni esperadas son las que mejor funcionan, y si no que se lo digan a Daniel Bryan o a Kofi Kingston quienes tuvieron sus "Momentos WrestleMania" en WrestleMania 30 y 35 respectivamente cuando nadie dentro del organigrama parecía apoyarles. Recordamos a Batista como gran damnificado del "YES! Movement" de Bryan saliendo escaldado de WWE ya que todo se preparó para que ganara el Royal Rumble (como así fue) y se enfrentara a Randy Orton en el evento estelar de WrestleMania. La intromisión de Bryan y la lucha a tres no le sentó bien y al día siguiente de Manía rompía su contrato.



¿Qué hacer con Baron Corbin?


Son cosas que pasan. Esta es la magia de tener cientos de miles de aficionados a lo largo y ancho del mundo. Falta por ver si el tsunami de reacciones que la victoria de Corbin sobre Rick Boogs generó en Francia llegará a Estados Unidos y si WWE será capaz de surfear esta ola. Precedentes, tanto para lo bueno como para lo malo, no faltan. Veamos algunos. El primero que me viene a la cabeza es Cesaro. Pocas veces un luchador estuvo en tan alta estima por parte de los aficionados y pocas veces hemos visto tanta oposición por parte de la compañía para que un talento no obtuviera su premio. A día de hoy nos seguimos preguntando el por qué de la cabezonería de WWE y entendemos a la perfección que el talento suizo se marchara a AEW donde, dicho sea de paso, es uno más y tampoco está saboreando las mieles del estratosférico éxito mundial.


El ejemplo más claro que nos encontramos en la actualidad es, sin lugar a dudas, el de Seth Rollins. Su personaje nació como rudo y molesto, que desde el lado oscuro se entrometía en la prometedora carrera hacia los títulos de los Rey Mysterio, Dominik, Riddle o Cody Rhodes. ¿El problema? El mismo que tiene ahora WWE con Baron Corbin, que fue pisar suelo europeo (en su caso Clash at The Castle de Cardiff en el pasado mes de septiembre) y los fans se volvieron locos tarareando su tema de entrada. De ahí hasta ahora ha sido imparable; si bien no se ha visto reflejado en resultados sí de títulos hablamos pero allá por donde va WWE sabemos que Seth Rollins está o no en la arena por la cantidad de decibelios que escuchamos. Tal es el empuje que Rollins ha recibido por parte de los aficionados que muchos afirman que debería de ser él el que destronara a Roman Reigns y comenzara una nueva racha de imbatibilidad como la que que tuvo en cuando fue la mano derecha de "La Autoridad" antes de lesionarse de gravedad en un evento en vivo (casualidad o no también en Europa) en Dublín.


Por todo esto, me gustaría saber tu opinión, ¿Si fueras creativos de WWE le darías la oportunidad a Baron Corbin de volver a estar en lo más alto de pelear de nuevo por los títulos? ¿Te gustaría ver a Baron Corbin vs. GUNTHER o a Corbin luchando por el nuevo Campeonato Mundial de los Pesos Pesados de WWE?


Más WWE en Contralona:

Σχόλια


Recent Posts
bottom of page