Sami Zayn es y será la estrella de The Bloodline


Sí, han leído bien y no me he vuelto loco. Sami Zayn es y será, por muchas razones, la Superestrella más cotizada de The Bloodline por una serie de motivos que vamos a enumerar a continuación y que le han llevado a ser ovacionado en las arenas de todo Estados Unidos y, por supuesto, de Canadá.


Generalmente aclamado Sami Zayn hace cosas que nadie puede hacer, o porque no están capacitados y porque no ven ese nicho de fama, ese resquicio de éxito que él siempre ve en todo lo que hace. Desde el principio de su historia con The Bloodline, Sami Zayn se las ha tenido que ingeniar para "sacar petroleo" de cada interacción entre bastidores. Donde habríamos dicho: "no entiendo por qué WWE entierra así a esta Superestrella", Zayn ha sido capaz de dar la vuelta a la tortilla y de hacer a cada momento algo divertido, ingenioso e inolvidable; momentos que le llevaron a tener más y más protagonismo a cada semana hasta salir del ostracismo del backstage y montar "su show" con magníficas promos dentro del ring y, ni que decir tiene, con sus fantásticos combates sea con quien sea.

Sami Zayn, el carisma de un triunfador


Pero Sami Zayn no solo se ha ganado a la fanaticada de WWE sino que se ha ganado a los propios miembros de The Bloodline que, haciendo de tripas corazón, tienen que esconderse de la cámara para no desmontar a su personaje en antena y poder reírse con las ocurrencias del canadiense. Lo tiene todo. Es muy bueno dentro y fuera del cuadrilátero. Tiene carisma, sabe comunicar, es un atleta excelente y transmite como nadie, además de ser un gran actor, que también hay que serlo de vez en cuando cuando se trata de entretener a miles y miles de personas semanalmente.

Es tan bueno que, de vez en cuando, cuando pensamos en quién puede ser capaz de derrotar a Roman Reigns por el Indiscutible Campeonato Universal de WWE, pensamos en él; ¿qué pasaría si fuera Sami Zayn? Quizás no tenga el renombre suficiente que pensamos que el que derrote a Roman Reigns tenga que tener, pero tampoco nos disgustaría la idea. Si bien es cierto que la historia derivada a Jey Uso nos puede llevar a que en un futuro Sami y Kevin Owens destronen a The Usos en un feliz reencuentro de los canadienses, tampoco nos desagradaría la idea.


Lo miremos por donde lo miremos, Sami Zayn tiene todo para salir como el máximo ganador de toda esta historia, ya sea en individuales o en parejas, y sería algo totalmente merecido ya que sigue insistiendo en hacer oro de todo aquello que toca y cuando parecía difícil sacar más brillo a la inmaculada historia de The Bloodline ha llegado incluso a robar el protagonismo de las promos a Paul Heyman (harto difícil, si es que alguien ha sido capaz de hacerlo alguna vez). Démosle todo el crédito que se merece a Sami Zayn y sigamos dándole la libertad de crear historias y momentos como hasta el día de hoy.


Vicente Beltrán (@VicenteBeltranD)

Recent Posts