• Robert Anthony García

RAW: A veces las oportunidades pesan más que una victoria, y Lana es el ejemplo

Imagínate llevar años luchando por la oportunidad de retar por un campeonato en la WWE. Y al pasar de los años, te rompas la espalda literalmente tratando de alcanzar esa oportunidad pero nadie te brinda el respeto que te mereces. Recibes golpe tras golpe en búsqueda del respeto de tus compañeros de camerino y del universo de la WWE. Ese ha sido el caso de Lana.

Lana comenzó en la WWE acompañando al cuadrilátero a su esposo Rusev, pero siempre se mantuvo entrenando y buscando algún día esa oportunidad dorada de retar por algún campeonato femenino. A lo largo de los pasados tres años, Lana ha vivido golpes, “divorcios”, “bodas”, ex novios, ex novias y suficientes vergüenzas para restarle credibilidad dentro y fuera del cuadrilátero. Pero si algo ha tenido Lana ha sido paciencia, pasión y dedicación.

Luego de una alianza con Natalya, cual culminó la semana pasada en Raw, y cuatro semanas consecutivas siendo lanzada por Nia Jax contra la mesa de comentaristas, la suerte para Lana comenzó a cambiar. En una batalla campal en donde la ganadora retaría esta semana a la actual campeona femenina de Raw, Asuka, Lana se llevó la victoria de manera sorpresiva y asegurando su primer encuentro titular en su carrera.

¿Sería esta por fin la oportunidad dorada para Lana? Lamentablemente no lo fue. En un combate corto anoche en Raw, Asuka hizo rendir a Lana, pero esta última demostró que su victoria la semana pasada no fue un trueno en una botella, sino que ella se merecía esta oportunidad. Aunque no obtuvo la victoria ni el campeonato, Lana se ganó el respeto del universo de la WWE y demostró que ella sí pertenece a la división femenina de la empresa. Muchas veces los sacrificios rinden frutos, esos frutos producen oportunidades y esas oportunidades pesan más que una victoria.


Recent Posts