top of page

Seth Rollins y Finn Bálor llevan su rivalidad a NXT Gold Rush



Por todos es sabido que Seth Rollins y Finn Bálor se van a enfrentar en Londres, dentro de Money in the Bank, el próximo sábado, 1 de julio por el Campeonato Mundial de los Peso Pesados de WWE, pero lo que pocos esperaban es que esta rivalidad traspasara las puertas del elenco principal para llegar hasta NXT en la noche de ayer cuando Bálor volvía a atacar a Rollins después de su lucha con Baron Breakker.


Un perro de presa anda suelto

Parece que el irlandés no va a parar hasta acabar con Seth "Freakin'" Rollins. Así lo vimos el lunes en Raw, cuando sistemáticamente atacó una y otra vez al campeón hasta llegar a causarle serias lesiones que le hicieron poner en duda su participación en NXT Gold Rush ante Bron Breakker; lucha que había sido anunciada por WWE una semana antes. Finn Bálor no quería que Seth Rollins se enfrentara a Breakker, dado que, si Breakker vencía el campeonato éste no iba poder optar a él en Money in the Bank. Trató por todos los medios de mermar y lesionar a Rollins pero éste, erre que erre, apretó los dientes y confirmó que lucharía en NXT Gold Rush.


Recibido con honores en la que fuera su casa, Seth Rollins (recordemos que fue el primer campeón de NXT) aparecía con un aparatoso vendaje que cubría la zona abdominal y dejaba entrever que no iba a estar al 100%. La pregunta estaba clara, ¿Sería capaz Rollins de vencer a toda una bestia como Breakker en inferioridad de condiciones? Pero que a nadie se le escape que Rollins es un animal competitivo que no iba a dejar pasar la oportunidad de poner a todos en su sitio en su regreso al Performance Center. Desde el inicio quiso dejar claro que no iba a reservar nada y que venía a golpear a Bron Breakker con todo aquello que le ha hecho ganarse su apodo de "El Arquitecto", primero en The Shield, y "Freakin'" ahora en solitario.

La lucha fue lo que tenía que ser, una exhibición entre una Superestrella más que consagrada que ponía en valor las habilidades de una de las jóvenes promesas de la compañía, llamada a ser una de las caras de la misma. Bron Breakker cumplió con su cometido de ser un rival creíble, poniendo en apuros a Rollins y sirviendo en bandeja una victoria más que comprometida que nos llevaba a la segunda parte de la historia, el regreso (una vez más) de Finn Bálor a NXT, esta vez en calidad de acosador y de personaje obsesionado con la persecución de un título que tuviera que dejar ir hace siete años cuando, tras vencer a Rollins por el Campeonato Universal, cayera lesionado el hombro derecho.


En esta ocasión, y ante la pasividad de la seguridad del Performance Center, Seth Rollins tuvo la suerte de contar con la ayuda de Carmelo Hayes y Trick Williams, quienes acudieron a salvar "lo poco" que quedaba de Rollins tras 20 minutos de lucha encarnizada con el que fuera campeón de la marca de desarrollo de WWE.


Viejos "enemigos íntimos"

Aún queda un Monday Night Raw antes de la gran colisión de Londres y ambas Superestrellas querrán dejar bien claro cuáles son sus intenciones, ¿Será capaz Seth Rollins de devolver el golpe a Finn Bálor? ¿Será capaz Finn Bálor de ir de frente y atacar a Rollins por otro lado que no sea por la espalda? WWE está haciendo las cosas de manera diferente con esta historia y nos recuerda a aquella rivalidad de Seth Rollins y Triple H, antes de WrestleMania 33 cuando Rollins "bajó" a NXT a buscar a Triple H en medio de un evento en vivo de la marca. Se rompen barreras establecidas y se rompe con la separación de marcas dejando claro, a la vez, dónde están las Superestrellas u dónde los talentos en ciernes.


Habrá que estar atento a Money in the Bank ya que WWE tiene que poner el broche a de oro a una rivalidad que está siendo de lo más comentado en la compañía, solo "tapado" por el protagonismo del final de The Bloodline, que ya es decir. Grandes cosas se vienen y muchas sorpresas habrá para los lectores de Contralona. ¡Atentos!



Comentarios


Recent Posts
bottom of page