top of page

Así fue SmackDown desde Londres... y la fiesta posterior desde adentro


EL SHOW... DESDE LA GRADA


SmackDown prometía, y no defraudó abriendo con un combate que bien podría haber protagonizado el evento principal. Kevin Owens y Sami Zayn ponían el Campeonato de Parejas en juego y lo hacían ante unos Pretty Deadly que parecían no haber caído demasiado bien en su país. Una de las ovaciones de la noche se la llevó Sami Zayn quien, acompañado por su fiel escudero, Kevin Owens, protagonizaba la mayor parte de la lucha y finalizaba la misma con su "Halluva Kick". Como nota discordante debemos lamentar la lesión que Kevin Owens sufría en uno de los lances en su tobillo izquierdo, que hizo que la lucha se acortara. Tras la misma, Owens salió descalzo y ayudado por las asistencias hacia los vestuarios. Esperamos que no sea nada y se quede en un susto.


La segunda lucha de la noche fue la que enfrentó a Austin Theory contra Ridge Holland con la estipulación de que su victoria le llevaría a optar por el campeonato de los Estados Unidos. Combate demasiado corto y con un final extraño que dejó atónito a los allí presentes. El campeón es el campeón y supo tirar de carisma para seguir golpeando a Holland tras la lucha teniendo que salir Sheamus a salvar a su compañero dejándonos en bandeja la primera lucha anunciada para la semana que viene en el Madison Square Garden, Austin Theory vs. Sheamus con el título de los Estados Unidos en juego.


Bayley y Shotzi daban paso a la tercera lucha de la noche, historia que nos lleva a tres semanas atrás en la que la luchadora de verde melena increpaba a Bayley y obligaba a ésta a poner en juego su plaza para la lucha de Money in the Bank. ¿Resultado? El esperado. Bayley, llevada en volandas por el amor eterno que la afición británica le profesa vencía, no sin artimañas, a una Shotzi que sufría el tijeretazo de su melena en un segmento posterior entre bastidores.



The Grayson Waller Effect. Bienvenidos al "Talk Show" más llamativo a día de hoy en WWE. ¿Invitado especial? Un abucheadísimo Logan Paul que daba la pauta a L.A. Knight y a la más que estruendosa bienvenida del público británico que ya desde horas precedentes al show profería gritos de "Yeah!" Ya fuera en el metro, en la tienda o en el bar... sí, sobre todo en los bares. Poco a poco fueron apareciendo las Superestrellas que serán protagonistas en la lucha del maletín de mañana para que el segmento desembocara en una triple amenaza (Butch-Santos-Knight) con victoria para el héroe local, Butch, que no sirvió más que para mantener contenta a la parroquia y poder escalar tras la lucha para hacerse la foto con el maletín. Cosa que sin duda no pasará mañana, pero hoy sí iban a darle ese caramelo a luchador y afición.


Llegaba una de las luchas de la noche, o quizás la llamada a ser la lucha de la noche, con Asuka poniendo el campeonato en juego ante Charlotte Flair. El problema es que quizás fue la gran decepción de la noche para todos los asistentes. La lucha estuvo plagada de errores, descoordinaciones y de una extraña falta de química entre ambas, y decimos "extraña" porque ya se han enfrentado en ocasiones anteriores y nos dejaron grandes luchas. Finalmente, y para acabar matándo la mística, apareció Bianca Belair para poner a ambas en su lugar causando la anulación del combate y dejando a ambas yacientes sobre la mesa de comentaristas.

Para cerrar SmackDown, vivimos el enésimo capítulo de esta obra de arte cinematográfica llamada The Bloodline, con The Usos, de nuevo, vencedores en la trifulca que acabó con Roman Reigns dolido y camino de vestuarios. Mañana "Guerra Civil", prepárense.


EL SHOW... POR DENTRO


Desde dentro, muchas ganas. Ganas de show, ganas de pasarlo bien. Venir a ver wrestling en Gran Bretaña es sinónimo de diversión, sabes que te vas a sumergir en un ambiente que no tiene nada que ver con el norteamericano (quizás sí con lo que se vivió en Puerto Rico para Backlash), muchas ganas con un público entregado y vibrante que, eso sí, a un cierto punto de SmackDown ya tenía la cabeza puesta en lo que se nos viene en Money in the Bank. Ver este tipo de show en directo tiene una parte no tan buena, y es que tienes que lidiar con cientos de pausas publicitarias que llegan a cansar.


Sí que sacamos en claro, porque se anunció oficialmente es que la semana que viene desde el Madison Square Garden, viviremos un doble "main event". El primero, el ya comentado Theory vs. Sheamus por el Campeonato de los Estados Unidos y el segundo, Karrion Kross vs. AJ Styles; lucha que también fue uno de los dos "DArk matches" que pudimos vivir y que que se llevó AJ Styles con su finalizador. El segundo fue el que enfrentó a Rey Mysterio y a un Austin Theory que no quiso poner el campeonato en juego, y bien que hizo porque Rey se llevó la victoria en una lucha igualada con muy buen nivel que cerraba la boca de un campeón como Theory que subía al ring, micro en mano, recordando a todos los contendientes que ya ha vencido por el campeonato, haciendo hincapié en John Cena.


No fue la única lucha de un miembro de LWO, ya que junto a la ya comentada de Santos, antes del show vimos la victoria de Cruz del Toro y Joaquin Wilde ante The O.C.

¿Qué hacer después del show? Vamos a pasarnos por la fiesta posterior que WWE había montado en uno de los locales del O2 Arena. Gracias, de nuevo a la invitación de WWE, acudimos al programa de entrevistas deportivas de BT Sports "Run-in", con Wade Barrett y Pretty Deadly como protagonistas. Durante el programa, fue el propio Ariel Helwani el que confesó sus ganadores para el Money in the Bank: Iyo Sky en el lado de las féminas y Logan Paul en el masculino, cosa que no gustó para nada a los medios británicos, y no británicos, allí congregados. Pretty Deadly fueron realmente cercanos, confesando que, a pesar de ser británicos, no habían sentido el calor de su público hasta hoy ya que tras debutar en NXT UK durante la pandemia, emigraron a NXT 2.0 y no han vuelto a casa esta el día que nos ocupa. Confesaron que echan de menos NXT UK y que piensan que era la mejor marca de todas.


Barrett también se mostró muy emocionado ya que era su primera visita a Inglaterra con WWE desde 2015 y ahora que ya no luchaba, aunque lo echa de menos, nunca había vivido nada como lo de esta noche desde la mesa de comentaristas. Con mucho vivido y mucho por cumplir nos despedimos hasta mañana cuando os llevaremos Money in the Bank a casa, como nunca antes habíamos hecho.

留言


Recent Posts
bottom of page