Tres posibles fichajes de Triple H que podrían cambiar el rumbo de la lucha profesional


Momentos de cambios en WWE. Como era de suponer, la salida de la compañía del creador e impulsor de un nuevo concepto de deporte de entretenimiento ha supuesto una vorágine de cambios tan necesarios como esperados. Con Stephanie, Nick Khan, pero sobre todo Triple H al mando de las operaciones, ya hemos podido vislumbrar por dónde va a ir encaminada su línea creativa. Cerrar la sangrante escapada de talentos que estaba dejando a WWE falta y potenciando el elenco de otras empresas y promociones es el primer paso que Triple H parece haber estado afrontando con éxito visto lo visto tanto en SummerSlam como en el último episodio de SmackDown del pasado viernes.


Si bien estamos seguro de que Dakota Kai y Karrion Kross no van a ser los últimos en regresar a la compañía que dejara no hace demasiado tiempo, vamos a intentar dar luz, pistas y consejos a Triple H para que cambie el rumbo de la industria, una vez más. Estos serían los tres golpes de efecto que el miembro del Salón de la Fama podría llevar a cabo desde su nuevo puesto en la empresa:

3. CHRIS JERICHO


El regreso de Chris Jericho podría sentar las bases para los talentos veteranos de cara a un futuro. El re-fichaje del luchador y cantante podría tener amplias miras ya que se encuentra en la recta final de su carrera y tras la misma bien podría recalar en el Performance Center de Florida como entrenador o asesor de los jóvenes talentos de NXT. En un puesto parecido al de Shawn Michaels, aunque sin llegar a los niveles de producción de éste, Chris Jericho sería una pieza clave no solo por lo que supondría quitar uno de los peones más importantes que ahora mismo tiene AEW sino porque conoce WWE a la perfección y no necesitaría de ningún tiempo de adaptación al elenco, ni dentro ni fuera del cuadrilátero.


Su estilo de lucha es WWE 100% y siempre, sobre todo en las últimas fechas a raíz de las acusaciones a Vince McMahon, le ha defendido a capa y espada. Su gran relación de amistad con Stephanie McMahon es también una baza a tener en cuenta.

2. BRAY WYATT


Quizás el regreso de Bray Wyatt al elenco de WWE sea el más esperado y cacareada en fechas cercanas, aunque el talentoso luchador ha desaparecido de la vida pública desde que dejara la compañía, tan solo haciendo esporádicos y cortos comentarios en las redes sociales sobre temas o luchas de actualidad. Se ve que a Bray le ha sentado muy bien la paternidad y mientras disfruta de la misma, baraja si merece o no la pena volver.


Triple H tiene que encargarse de hacerle ver que nada será lo mismo; que la libertad creativa que tanto se le negó, a uno de los luchadores con más imaginación, ya no será un obstáculo y que si regresa a la que siempre ha sido su casa tendrá las puertas de su despacho abiertas de par en par. La “desaparición” de Wyatt dejó la historia incompleta de su personaje “The Fiend” y éste podría volver sin problemas de linealidad creativa, simplemente explicándose como un bache más en la historia de tortura y magia negra que vivió en la última etapa frente a Randy Orton y con Alexa Bliss como marioneta humana.

1. MJF


Es sin duda la “bomba” que haría temblar los cimientos de la industria de la lucha profesional en la actualidad. El inmensamente talentoso luchador de AEW está “desaparecido en combate” desde aquella maravillosa y polémica promo de hace ya unos meses y mientras Tony Khan parece querer hacernos ver que no pasa nada, la verdad es que sí pasa. MJF quiere ir a WWE y WWE quiere hacerse con sus servicios. Sería la primera gran adquisición de WWE de un talento de AEW de manera descarada y ya todos soñamos con esas batallas promocionales entre The Miz y MJF o entre Paul Heyman y MJF.


La estrella de AEW es además un gran valor fuera del cuadrilátero ya que es de esa rara especie que vive el personaje, que no rompe el kayfabe y que sigue siendo MJF paseando por la calle de cualquier ciudad a cualquier hora del día. Te guste o no, MJF es capaz de hacer llorar a un niño que le pide una foto o de promocionar cualquier cosa con solo un baile. Sin duda sería el movimiento clave, la pieza con la que Triple H mandaría un mensaje claro al resto de promociones; nadie está a salvo y las compañías “rivales” de WWE son solo terreno de pruebas, try-outs para que los talentos creen su propio nombre y así puedan llegar a WWE, la más grande que existe y que jamás existirá.


Vicente Beltrán. (@VicenteBeltranD)

Recent Posts