top of page

Bloodline: Algo le falta a la nueva versión del aclamado grupo en WWE

Se veía venir. La derrota de Roman Reigns y su periodo vacacional, bien merecido por otro lado, ha dejado huérfanos a una facción que pierde gas y a la que urge reinventarse.



The Bloodline está en peligro, y no lo decimos solo por las amenazas exteriores que el grupo pueda tener, ni siquiera por el riesgo de implosión bien evidente que hay en el ambiente, sino por una galopante falta creativa que está atravesando en este momento y que está convirtiendo a la facción, ahora dirigida por Solo Sikoa, en simplemente "una más", con lo que eso conlleva. El riesgo radica en que, igualmente que Roman Reigns, parece que Paul Heyman y los creativos tras la idea original del grupo, se han ido de vacaciones.


Es muy complicado mantener el nivel de esta historia. Desde 2020, estamos viviendo una de las mejores historias que jamás se hayan contado, es esto es decir mucho y quedarse corto. La unión de Roman Reigns y Paul Heyman nos ha regalado demasiados momentos icónicos, hasta decir basta, y sabíamos que llegado el momento le íbamos a echar de menos. Tristemente así es. La historia del "Bloodline original" con Roman Reigns y The Usos ya ha derivado en una historia de la violencia por la violencia, en la que se pretende que se ha perdido el control cuando es ahora cuando está más controlado que nunca.


The Bloodline cuestiona sus orígenes

The Bloodline no tiene nada que ver con el original
The Bloodline no tiene nada que ver con el original

El "nuevo Bloodline" formado por Solo Sikoa, Toma Tonga y Tango Loa no tiene nada que ver. Es de otro mundo, de una categoría evidentemente muy inferior a los tres últimos años vividos en WWE, y sólo se entendería con el regreso de un Roman enojado que pretenda reconducir la situación cuando ya es demasiado tarde. Es entonces cuando, jugando al "fantasy booking" podríamos retomar una historia aún más grande que enfrente al "Bloodline original" con el "nuevo Bloodline". Es obvio que cuando Roman Reigns regrese va a ser la Superestrella más querida por todo el Universo WWE, que hoy se siente huérfano. Dejaría de ser rudo para buscar la ayuda de The Usos y reinstaurar el orden en la cadena de poder familiar. Ese es, podría y debería ser la historia que nos contaran de aquí a WrestleMania 41 con el combate 3 vs. 3 en Las Vegas: Roman Reigns y The Usos vs. Solo, Toma Tonga y Tanga Loa; dejando así además, el main event para The Rock vs. Cody Rhodes por el Campeonato Mundial. Todo cuadra.


Mientras tanto, mientras eso no ocurra y mientras Roman Reigns siga tomando el sol en las playas de Florida, seguiremos viendo semanalmente a Sikoa, Tonga y Loa sembrar el terror, sí, pero ese mismo terror, a la tercer semana se habrá convertido en monotonía para derivar, a la semana siguiente, en una historia que ya ni siquiera está en el evento estelar de SmackDown, quedando relegada a meros segmentos entre bastidores que bien podrían estar grabados de antemano haciendo que el grupo, la idea, la facción y todo lo conseguido en casi cuatro años maravillosos se vaya por el retrete.

Commentaires


Recent Posts
bottom of page