WWE: Reigns vive su peor pesadilla; Rollins aparenta acabar la carrera de Edge (VIDEOS)


El campeón universal Roman Reigns tiene varios contratiempos en su agenda desde SummerSlam. Primero, tiene la incertidumbre de que tan leal es su consejero especial Paul Heyman desde el inesperado regreso de de Brock Lesnar, y segundo, tiene a Finn Bálor pisándole los talones de su reinado universal. Esta semana para la desgracia del "Jefe Tribal", ambas pesadillas se hicieron realidad.


Para sorpresa de todos Brock Lesnar le dejó caer a Reigns la revelación que todos nos imaginábamos. Paul Heyman sí conocía sobre el regreso de "La Bestia" en SummerSlam y no le dijo nada ni a Reigns ni a los Usos. Esto evidentemente continúa creando conflictos y faltas de confianza entre Reigns y Heyman quien al final terminó con los pantalones más embarrados que una bebé recién nacida. Lesnar amenazó a Heyman si este no aceptaba el simple reclamo que tiene: una lucha por el campeonato universal ante Roman Reigns.

Justo cuando Lesnar se disponía a atacar a su "fiel defensor", Roman Reigns entró para salvarlo junto a los Usos, quienes se fueron de pasadía a Suplex City con todos los gastos pagos. Aún no sabemos cuándo exactamente Lesnar y Reigns se enfrenten, pero el campeón universal prometió que tan pronto termine por completo con Finn Bálor, entonces enfocará su mirada a La Bestia. Y hablando de Finn Bálor...


Reigns y Bálor tienen un encuentro titular pautado para Extreme Rules con el campeonato universal en juego y el panorama para esta lucha acaba de cambiar por completo. Aunque la semana pasada Reigns venció a Bálor limpio 1, 2 y 3 en el medio del cuadrilátero, algo que llevaba tiempo apagado dentro del espíritu de Bálor despertó. Esta semana vimos el regreso de "The Demon" Bálor quien sin decir una sola palabra, le dejó claro a Reigns que hay entidades malignas que nunca se deberían de despertar. ¿Podrá Roman Reigns retener su campeonato y su alma ante el demonio Finn Bálor?

Por otro lado, Seth Rollins y Edge parecen dos trenes a toda velocidad, en polos opuestos, conduciendo en la misma dirección. Evidentemente los resultados de este choque no podían ser nada bueno para los competidores. Ambos tuvieron una guerra en Madison Square Garden, en donde Rollins se llevó la victoria y mandó a Edge al hospital en ambulancia.

Luego de una patada en la hombría de Edge, Rollins le aplicó múltiples patadas solidas sobre la cabeza y selló el destino de "la superestrella clasificada R" con un "curb stomp" sobre la nuca. Todos sabemos los problemas médicos que Edge ha tenido que le han costado años claves de su carrera. Esperemos que Rollins no haya vuelto a lastimar algo que ya había mejorado y Edge regrese pronto a buscar venganza. Algo me dice que Seth Rollins no tiene ni la menor idea del revolú en donde se acaba de meter.


Recent Posts